Cristo de Matehuala, una historia de 270 años

Son muchas las historias y leyendas que rodean a la figura del Cristo de Matehuala, sin embargo este año la Diócesis de Matehuala reveló un fragmento de una historia recopilada por un historiador de la capital potosina.

La historia se remonta al año 1748, fecha en la que el estado de San Luis Potosí sufrió de una peste o enfermedad muy grave que afectó a la población de la capital del estado y sus 7 barrios.

Se dice que esa misma peste llego al «Valle de San Francisco de Matehuala» haciendo no menor estrago; Muchos murieron, según dice la historia; por ello la población acudió al Señor Jesucristo, de quien tenían representado en un imagen hecha de pasta de caña y que estaba en la capilla del pueblo.

Los feligreses sacaron al Cristo de la capilla y lo colocaron en el atrio del iglesia para realizar jornadas de oración y deprecación, y fue hasta el tercer día de suplica fervorosa, un 6 de Enero, día de la Epifanía o Manifestación de Jesucristo, Nuestro Señor, que se manifestó como nuestra salud, como Dios y Salvador para aquellos lares, pues de golpe se detuvo la mortandad y el contagio: «Justo en el tercer día, recordándonos que Él es vencedor de la muerte y del pecado; quiso fijarse en un pueblito de paso, mostrándonos que en efecto, escucha nuestras preocupaciones…«

Esta historia revela uno de los muchos milagros que el Cristo de Matehuala realizó a favor de población desde su llegada a esta ciudad.


CRISTO DE MATEHUALA, LA LEYENDA 

Según el Libro » Cantera La Voz, autores potosinos», de la colección Leyendas del Festival del Desierto de Homero Adame dice:

Cuentan que el Señor de Matehuala venía en su caja sobre el lomo de un burro, pero parece que no estaba destinada a quedarse aquí en Matehuala, sino que iba para otra parte. 

Sin embargo, el burro se detuvo aquí y no quiso seguir caminando, no había poder humano que lo moviera. Entonces le quitaron la caja de su lomo, el animal salió corriendo y jamás se le volvió a ver. 

No se supo de dónde había venido, ni quién lo hubiera enviado. Al abrir la caja encontraron la imagen del Cristo y la colocaron en la capilla del Santo Niño de Atocha; pero dicen que no le gustó y que la imagen del Señor de Matehuala se fue a la iglesia donde ahora es la Catedral. 

Unas décadas después adornaron al Cristo con plata y es el misma imagen que aun esta resguardada en la nave de Catedral. 


El Cristo de Matehuala es una obra de arte elaborada en Pasta de Caña, un material descubierto por los purepechas antes de la conquista de los españoles.

El material, conocido también es conocido como «Pasta de Michoacán» o «Pasta de caña de maíz», y se caracteriza por su ligereza, tanto que una escultura del tamaño de un un hombre llegaba a pesar solamente seis kilos.

La composición de la pasta, así como la técnica para fabricar las imágenes, son escasas y hasta confusas, debido a que en la época de la conquista todas las imágenes indígenas elaboradas con este material fueron quemada. Los Cronistas de los siglos XVI y XVII sólo pudieron dar testimonio de la rareza del material y sus cualidades, más que de la técnica en sí, aplicada ahora a la escultura cristina. Según la Rea: «Cogen la caña y le sacan el corazón, moliéndolo se hace una pasta con engrudo que ellos llaman tatzingueni, tan excelente hacen con ella las primorosas hechuras de Cristos de Michoacán».

Los artífices purépechas, además de inventar esta técnica, «dieron al cuerpo de Cristo, Señor Nuestro las más viva representación que han visto los mortales», y los misioneros encontraron una aplicación más apropiada; en adelante, «Los dioses más ligeros del mundo», serían las imágenes evangelizadoras de la conquista espiritual de México.

La imaginaria en pasta de caña, al servicio del cristianismo, representa una de las primeras fusiones artísticas entre el viejo y el nuevo mundo, y una de las más tempranas manifestaciones estéticas del arte mestizo. El material y la técnica escultórica son aportaciones indígenas, la técnica del encarnado, el colorido, las facciones del rosto y las proporciones del cuerpo, son de origen europeo.

La imagen del Cristo de Matehuala se encuentra resguardada en la Catedral de la Inmaculada Concepción, en el municipio de Matehuala, San Luis Potosí, la iglesia es una réplica de la Catedral de San José de Lyón, Francia y construida por el arquitecto italiano Adamo Boari, el mismo que estuvo al cargo del proyecto de construcción del palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México.