AMLO heredará deuda casi 10 billones de pesos.

El próximo gobierno federal heredará una deuda de 9.9 billones de pesos, equivalente al 42.2 por ciento del Producto Interno Bruto, la proporción más elevada que reciba una administración entrante en el siglo.

En términos per cápita, los compromisos del sector público, equivalen a que cada mexicano tenga que una aportación de 79 mil 57 pesos para liquidar el monto.

El nivel de deuda dejará poco margen para el nuevo gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador, quien prometió continuar con la trayectoria descendente de esos compromisos financieros.

Según el historial de la deuda mexicana, al concluir su gestión Ernesto Zedillo Ponce de León, los pasivos del sector público ascendieron a más de 2 billones de pesos.

Después, Vicente Fox, dejó compromisos por 3.1 billones de pesos.

Con Felipe Calderón, los pasivos se elevaron a 5.9 billones de pesos y finalmente, la deuda con Enrique Peña Nieto, que incluye pasivos del gobierno, banca de desarrollo, fideicomisos, deudas del IPAB, de organismos y empresas públicas, así como apoyo a deudores, sumó 4 billones más a los que dejo Calderón, para dejar así una deuda de 9.9 billones de pesos.